jueves, 2 de julio de 2015

INCAPACIDAD. IMPOSIBILIDAD. DIGNIDAD.

He dimitido, básicamente, porque estoy harto de tanta presión, tanta denuncia y tanta incomprensión y porque no quiero dirigir un centro que va por el camino contrario al que yo pienso que debe ir un centro educativo del siglo XXI. La excusa ha podido ser un error, perfectamente subsanable, pero en realidad, más que excusa. motivo o detonante, es la gota que colma el vaso del aguante frente a la persecución y el acoso al que he sido sometido. Pero, concretaré más.

Mirando+hacia+Almeria
http://www.flickr.com/photos/22143940@N08/2668490203
  • INCAPACIDAD: No he sido capaz de transmitir la necesidad de cambiar metodologías y modos de evaluación, la necesidad de mejorar la coordinación docente, la necesidad de formación en centro, la necesidad de adaptarse al contexto del alumnado con más dificultades de nuestro centro, la necesidad de utilizar las nuevas tecnologías para la gestión del centro y para las actividades del aula. Durante algunos cursos parecía que podríamos cambiar la rutina; se hicieron tareas integradas, acudieron formadores de prestigio, pero todo se quedó en nada. Como siempre, nada, o casi nada, llegó al aula. Por eso, me he ido dando cuenta de que lo que me llena de verdad es el trabajo con el alumnado en el aula y ya no lo hace la gestión del centro. He comprobado que, al menos yo, puedo contribuir más al cambio educativo desde el aula que desde el despacho. 
  • IMPOSIBILIDAD: Sí, he sido incapaz. Pero, no sé hasta qué punto esta incapacidad está íntimamente ligada con la negativa de una buena parte del claustro a cambiar lo más mínimo. Escudándose en los manidos mantras de "no hay tiempo", "tengo muchos alumnos" o "es muy complicado" o al ya clásico de "la imposición de la dirección" se niegan a todo. Cuando he querido forzar la máquina, resulta que impongo, que soy un dictador de tomo y lomo. Si no la fuerzo, seguimos en la rutina más descorazonadora, frustrante y castrante para el aprendizaje del alumnado. Si utilizamos Google Drive, se ponen todos los problemas y dificultades del mundo (demostrando una vez más la incompetencia digital de much@s docentes) y si volvemos al papel, se argumenta que se pierde mucho tiempo. Se quejan de los problemas expresivos del alumnado pero desde hace seis años hay un proyecto lingüístico que nadie utiliza ni piensan usarlo. En fin. 
Y esa incapacidad y esa imposibilidad de influir en el cambio docente del centro que dirijo se ha producido en pararelo a la participación y diseño de proyectos externos y en red, a los reconocimientos en la red de las actividades desarrolladas junto al alumnado, a entrevistas en diversos medios, a propuestas para la formación de otros centros y a la participaciónn y dirección de diversos cursos. Se ha producido un proceso divergente de reconocimientos externos e incomprensión interna. Y el distanciamiento de esas dos líneas no es casual, sino todo lo contrario: el éxito en la red ha empeorado mi situación interna. Le ha dado la puntilla. Que cada cual califique esto como quiera.
    Para+que+puedan+regresar+a+la+vida+normal+en+Cher%C3%A1n
    http://www.flickr.com/photos/28772817@N08/7329696742
    • DIGNIDAD: Cuando me presenté hace dos años pensaba que, sinceramente, podríamos avanzar desde el centro hacia el aprendizaje del siglo XXI. Me equivoqué. El proyecto sigue siendo utilizado y compartido, sigue siendo un proyecto muy aceptado en la red. Pero está muy lejos de la realidad del centro. La mayor parte del claustro quiere un centro que, desde mi punto de vista y mis planteamientos educativos, va marcha atrás. Así lo pienso y así lo digo. Forzar las cosas no es bueno. No es bueno forzar un cambio que no se asume (lo que yo he intentado) ni tampoco forzar al centro a alejarse de la realidad que le rodea (lo que gran parte del claustro piensa). No puedo ser director de un centro que va caminando hacia atrás. Pero. desde luago no podemos quedarnos como estamos: instalados en la queja continua y sin cambiar casi nada, al menos casi nada de lo realmente influyente: metodologías y evaluación.
    No puedo ser director de un centro donde la mayor parte del profesorado defiende un modelo de Escuela en el que ya no creo.

    16 comentarios:

    1. Yo siempre me he planteado una cosa: ¿hay vocación docente en el profesorado? Porque ser docente significa todo eso que planteas: adaptar, contextualizar, avanzar, adecuarse a los cambios, motivar... Y no sólo esperar la nómina a final de mes como estoy viendo que hay muchos del gremio.
      Nos llevará mucho tiempo y esfuerzo que se cambien metodologías y evaluaciones, pero poco a poco todo llegará,

      Saludos

      ResponderEliminar
    2. Hay claustros y CLAUSTROS. Los de la minúscula son los maestros/as nómina: ya sabemos para que viven y para colmo dan la fama a los maestros. Los de las mayúsculas son los vocacionales, los que quieren progresar, mejorar e innovar. Su labor es silenciosa, pero como reluce, como enorgullece, ¡que bien me hace sentir! ¡Yo siempre he tenido la suerte de estar en un CLAUSTRO!. Ánimo compañero, sigue intentándolo desde tu aula.

      ResponderEliminar
    3. Descorazonador. Por desgracia lo que te ha ocurrido y ocurre en tu centro es casi norma en otros muchos, parece que nadie se da cuenta de lo poco motivadora que es la enseñanza que se imparte , pero todo sigue igual y !por favor! que no me toquen nada y me cambien los esquemas de siempre. Da igual que el porcentaje de absentismo suba, que los supensos se multipliquen, que mi caverna "pedagógica" es solo mía y déjate de gilipolleces de clases al revés , proyectos y demás zarandajas... Por favor...
      Amigo Manuel Jesús el gran problema de esto es el error que cometes en tu última frase: El profesorado, por desgracia, no tiene ningún modelo de escuela, ni le interesa ,al menos a una gran mayoría, que solo espera su sueldo a fin de mes.
      La educación es una maquinaria compleja que camina a paso de elefante, dos años no son nada, pero para ti ha sido una vida, ánimo y a crecer desde el aula, un enorme abrazo amigo!

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Gracias, Miguel. No estoy de acuerdo en que no haya modelo de Escuela, porque no tenerlo también es un modelo. Seguiremos desde el aula luchando por el #procesoimparable_EDU

        Eliminar
    4. Haces un retrato perfecto de la realidad de los maestros y profesores que estamos por el cambio: la soledad. Es cierto que nos reunimos en eventos y nos insuflamos energía; que nos creamos un claustro en la red y nos gusteamos y felicitamos constantemente nuestros proyectos, reflexiones e ideas; que algo está cambiando, porque damos la tabarra, con aciertos y errores, constantemente; que los medios de comunicación nos sirven de altavoz...pero somos unos pocos. Demasiados pocos para meter el hombro con la urgencia que este tema precisa.. Nuestra realidad es que los que están a nuestro alrededor, en la mayoría de los casos, no conciben la misma escuela y desarrollan dos estrategias: (1) la de la confrontación, la denuncia calumniosa y el vacío permanente. (2) la del..yo si ..pero...Es cierto..el modelo es que no hay modelo. Pero los que estamos ..estamos en esto dignamente, y no vamos a cejar en el empeño hasta que convirtamos la incapacidad y la imposibilidad en el cambio que hemos señalado y del cual hemos iniciado el camino, que muy bien denominas #procesoimparable_EDU- Otro abrazo amigo.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Gracias, amigo. Yo siempre lo he definido como "que el poco a poco supone no hacer nada" u no hacer nada o muy poco no es quedarse en el mismo sitio, sino volver atrás. Porque la sociedad no espera a la Escuela.

        Eliminar
    5. Cuanto fastidia el ""No modelo"" #procesoimparable_EDU

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. El #NoModelo, ya tenemos hashtag, es lo peor de lo peor,

        Eliminar
    6. Pues lo siento por tu alumnado, y por la deriva que puede llevar ese Centro cuando no saben reconocer la valía de un equipo directivo comprometido e implicado en la mejora y la innovación educativa. Pero estamos en España, y como reza el dicho: "nadie es profeta en su tierra". Te ha pasado lo que le pasa siempre a los visionarios y a los que piensan diferente... que los aislan o los cansan....pero todo el trabajo que tu y tu equipo habéis hecho está ahi, bien visible, aunque algunos no lo quieran ver.
      Te envío un fuerte abrazo y todo mi apoyo, y no te sientas solo, hay mucho docente sufriendo este tipo de mobbing.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Gracias, Carmen. Seguiremos trabajando centrado en el aula y las familias para poder avanzar.

        Eliminar
    7. Es muy difícil mover a los compañeros de su zona de confort para comenzar a cambiar una escuela industrializada para una sociedad que ya no lo es. Al leer tu último post, me he acordado del artículo que publiqué en http://www.theflippedclassroom.es/la-metafora-del-lapiz-en-el-modelo-flipped/ que venía a constatar el marco docente que describes y que no es aislado de tu centro, sino que se muestra en la mayoría de los colegios e institutos de este país. Tengo la sensación de que nuestra perspectiva educativa es vista por aquellos "no-docentes" como algo pasajero, una moda, un "peligro"... Aunque lo triste es que son ellos mismos los que se están cargando la escuela. Somos nosotros los que tenemos que tirar del carro, a pesar de los obstáculos que nos encontremos por el camino. Creo que vemos la luz al final del camino. La incompetencia e ineptitud digitales es la clave, Manuel. Luego se une la desgana y la única misión de "burocratizar" la enseñanza. Tienes todo mi apoyo y admiración.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Gracias, Domingo. No estamos en una època de cambios, sino en un cambio de época, como dice Manuel Castells.

        Eliminar
    8. Hola, Manuel. Malos momentos parece que ha traído este final de curso. Espero que hayas elegido bien y yo te lo deseo. Es cierto que hay que aguantar mucho cuando se toma protagonismo en la escuela. Y eso es lo que ocurre cuando eres diferente y, además, pretendes llevar el cambio a la escuela que tenemos. Espero que tu trabajo en el aula siga, sin ser afectado por otros malos rollos, con la misma intensidad y coraje que has venido demoostrando.
      `¡Tenemos que resistir! Ánimo y un fuerte abrazo.

      ResponderEliminar
    9. Gracias, Dani. La verdad es que hace ya tiempo que vengo reflexionando sobre que no conseguía avances en el centro desde la dirección y que lo que me llenaba y donde conseguía cosas era el trabajo en el aula. Por eso, empieza otra nueva etapa donde seguro que me encontraré muy agusto e ilusionado. Resistiendo y avanzando en el #procesoimparable_EDU. Un fuerte abrazo y aver si coincidimos pronto.

      ResponderEliminar