sábado, 29 de junio de 2013

DISCURSO DEL ACTO DE CLAUSURA DEL CURSO 2012-2013

Hace ya tiempo que dejé de preparar discursos grandilocuentes. Creo que no me salen muy bien, nunca me da tiempo y, por qué no decirlo, resultan pesados. Y porque los protagonistas son los alumnos. El resto de la comunidad educativa celebra y comparte su éxito y su ilusión. Por lo tanto, a ellas y a ellos, a los verdaderos protagonistas de este acto y del centro, sólo cabe felicitarles y animarlos a seguir formándose como personas. Por eso, pido desde aquí, que le dediquemos un fuerte aplauso.

Sin embargo, hoy sí me voy a permitir algunas pequeñas reflexiones. El Centro celebra su 60 cumpleaños. Que no sea una cifra redonda (50, 75, 100), la crisis y la falta de tiempo han provocado que su celebración, quizá, no haya estado del todo a la altura.

Pero esta reflexión me lleva a otra. Se ha terminado una etapa importante del centro, 10 años, es decir, una sexta parte de su historia con la misma dirección y el mismo equipo directivo, algo que nunca se había producido. A partir del curso que viene, ya mismo, el 1 de julio, empezamos otra etapa, con la misma dirección pero con equipo directivo nuevo. Por eso, no quiero dejar de aprovechar esta magnífica ocasión para agradecer a Álvaro, Chana, Rocío y Marcos su trabajo y su dedicación a un proyecto y su cariño por el centro.

Y especialmente a Marcos que ya este año no ha estado en el Centro y a Rocío que ya no estará el curso que viene. Es muy difícil hacerse a la idea.

En todos estos años, hemos pasado momentos malos, pero de ellos no me acuerdo ahora mismo. Quizá porque no sean importantes. Sí recuerdo, sin embargo, con mucha satisfacción, la concesión de un ciclo formativo, poder ser centro TIC, la utilización, ahora ya desfasada, del programa AMIC,  ser seleccionado como centro para el Programa de Apoyo y Refuerzo, el convenio con el AMPA para ALPRED, el gran número de solicitudes en todos los períodos de escolarización, el reconocimiento a nuestras buenas prácticas docentes, estos maravillosos actos de clausura que toda la Comunidad espera con gran ilusión, etc., etc. Esto sí que no se olvida. Será que, éstas sí, son cosas importantes.

Y esta segunda reflexión, me lleva a la siguiente. El Centro es de todos y de todas. De su Comunidad. El Centro será lo que su Comunidad Educativa quiera. Podemos elegir entre buscar las diferencias, dividirnos y perder o encontrar lo que nos une y ganar como Centro. Yo apuesto por este camino. Creo que todas y todos, si lo pensamos bien, lo escogeríamos. ¿Nos animamos a hacerlo? Será en beneficio de todos y, fundamentalmente, del alumnado. El protagonista.

Para terminar, una última reflexión. Más personal. Hace cuatro años, se me fue uno. Este curso, se me va mi segundo hijo. No sólo acaban 10 años de dirección sino que ya no voy a ir acompañado al instituto. La vida sigue.

Enhorabuena a todas y a todos.

Sois del Virgen.

Sois los mejores.

Muchas gracias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada