sábado, 28 de febrero de 2015

CIENCIAS SOCIALES COMO EJE DEL DESARROLLO DE LAS COMPETENCIAS CLAVE. OBJETIVOS.

Después de ver en entradas anteriores el planteamiento y la justificación, pasemos a ver los objetivos del recurso:

a.  Desarrollo de las competencias claves del alumnado. Como hemos visto es la principal justificación del recurso y es, por eso, el principal objetivo y el que explica todos los demás. No podemos hace autónomos y críticos, no podemos ayudarles a ser expertos digitales, no podemos pretender que se integren en una sociedad cambiante, digital y en red si no desarrollamos lo mejor posible sus competencias clave. Para conseguirlo hay que trabajar un currículo integrado que relacione todos los elementos de ese currículo para asegurarlo.

b.  Atención a la diversidad. Las diferencias de capacidad y de intereses del alumnado hacen necesario que el desarrollo de las competencias claves deba realizarse de la manera más personalizada e individualizada posible  con tareas de diferente grado de dificultad y con la ayuda de los compañeros gracias al  trabajo cooperativo.

c.   Autonomía del alumnado. Desarrollar competencias claves debe conducir a los aprendices a poder adaptarse a realidades cambiantes y líquidas y resolver problemas de la vida real. Y eso no puede hacerse si el alumnado no es autónomo y se va empoderando y siendo protagonista de su propio aprendizaje.


Un+objetivo1
http://www.flickr.com/photos/32746775@N00/486601378

d.  Aprendizaje TIC-TAC-TEP. En la era digital y de las redes sociales hay que usar las herramientas tecnológicas para desarrollar metodologías que permitan conseguir los objetivos anteriores. Buscar información e investigar en la red, manejarse en los nuevos formatos hipermedia y transmedia, crear sus propios materiales y recursos y difundirlos en la red son elementos necesarios no sólo para el aprendizaje escolar del siglo XXI sino para el aprendizaje para toda la vida.

e.     Evaluación formativa. La evaluación es un proceso íntimamente unido al de aprendizaje. Hay que valorar lo que el alumno aprende y también los factores que explican su evolución. Por eso es muy útil usar la autoevaluación y la coevaluación y que el proceso de valoración sea más un debate de aprendizaje que una tortura calificatoria. Para esto, lógicamente, hay que utilizar instrumentos de valoración que se adapten al nuevo tipo de aprendizaje como la observación, diarios de aprendizaje, rúbricas o pruebas que midan el desempeño TIC integrando la capacidad de comprensión y expresión del alumnado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada