miércoles, 2 de septiembre de 2015

SÍ, ESTO, Y SOBRE TODO ESTO, ES EDUCACIÓN.

Los problemas migratorios son un asunto de causas y no de consecuencias. Aunque sean estas las que nos afectan, nos aterrorizan, nos conmueven, nos escandalizan y nos tienen en vilo. Y digo esto porque lo que hay que solucionar son las causas por las que miles de personas,  millones quizá ya, se ven obligados a salir de sus países para escapar de la miseria y/o de la muerte. 

Nos empeñamos en consensuar cuotas, como si fueran ganado y no personas, en poner vallas o en subir más las que hay o en encerrarlos en campos de refugiados. Hay que evitar el problema, hay que esconderlo, hay que dejárselo a otros, hay que escurrir el bulto.

Somos una sociedad sensiblera e insensible. Hipócrita, vamos. Nos indignamos con la muerte de 900 inmigrantes en el mediterráneo o con la imagen de un niño de tres años muerto en una playa, pero no queremos acogerlos porque crearán problemas. Así, en general. Problemas.

Yo me pregunto porqué no exigimos el fin del tráfico de armas, el fin de los intereses de las grandes multinacionales, de los grandes especuladores. No les importa las consecuencias si hay negocio. Se aprovechan de la ignorancia, de la intolerancia y de la deseperación. Pero un ignorante, un intolerante y un desesperado no es muy dañino si no tiene armas. Si con ellas le hacen defender intereses económicos y especulativos. Si evitáramos las causas, no tendríamos que contemplar consecuencias. Porque decir que las sufrimos sería una expresión inmoral por nuestra parte.

Republicanos españoles refigiados en el campo de concenración de Angoulem

Pero claro, eso es utópico. No imposible, porque hay que intentarlo o, al menos, denunciar la situación para que nos vayamos dando cuenta de que los culpables de todo esto no son los que sufren esta situación sino quienes la han creado y les intersa mantenerla para ganar dinero.

Y esto es educación, Es contexto, Es realidad. Me gustaría saber cuántos docentes empezarán sus clases con este tema porque creo que, además de ser un tema actual y candente y del que seguramente se hablará en las casas con más o menos idea de lo que realmente pasa, se trabaja el currículo, desarrolla varias competencias y, sobre todo, relaciona la Escuela con la Vida. Sin embargo, la mayoría empezará por las ecuaciones, los hongos, la tabla periódica, el verbo to be, el rosa/ae, Platón, el fa mayor, dibujar triángulos, los sectores económicos, el feudalismo. El tema 1, vamos. 

Y volveremos a hacer de la Escuela un mundo aparte, alejado de la realidad y las emociones. Y seguiremos quejándonos de lo mál que está el mundo, quizá hasta llorando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada