lunes, 28 de septiembre de 2015

LECCIONES DE UNAS ELECCIONES

Hoy tocaba a primera hora Historia de España de 2º de bachillerato y llevaba la idea de comentar las elecciones catalanas de ayer, aunque fueron algunos alumnos los que se adelantaron preguntándome qué resultados se habían producido. Después de ver y repasar el site del curso, entramos en materia. Para ilustrar los resultados les mostré tres periódicos: ABC, El País y La Vanguardia y con sus respectivos titulares se enteraron de lo que había pasado. Como ocurre en casi todas las elecciones todos habían ganado y podían interpretarse los dos extremos: soprendentemente, habían ganado tanto los partidarios de la independencia como los que no la defienden. Da la impresión de que todo sigue igual. Lo que ocurre es que como ellos mismos decían, no eran unas elecciones normales. Después de comprobar los datos de número de escaños y porcentajes de votos, una alumna dió en la clave y preguntó "¿pero qué es más importante, los votos o los escaños?"

Para responder a esa acertada pregunta, les planteé el siguente esquema:


Según esto, las elecciones se convocan para elegir gobierno y la mayoría se tiene por el número de escaños. De este modo, si hubieran sido unas elecciones comunes, nadie tendría mayoría absoluta y sería difícil formar gobierno, aunque desde el punto de vista del reparto de votos por escaño, los partidarios de la independencia tienen mayoría. Sin embargo, como los propios independentistas han planteado las elecciones como un plebiscito para decidir sobre la independencia, puesto que no pudo haber referendum, lo importante son los votos y según ese planteamiento los partidarios de la independencia no tienen mayoría.

Sinceramente, yo no tenía claros los resultados. Sin embargo, al debatirlos y explicarlos en clase, mis conclusiones son mucho más determinantes y claras: creo que no hay mayoría clara y suficiente (quizá un 51%, pero sería más clarificador para todos un porcentaje por encima del 60%) para declarar la independencia, pero es urgente buscar un nuevo encaje de Cataluña que necesita una reforma constitucional, consenso y acuerdo.

Hoy me siento orgulloso de mi alumnado y de ser docente de Sociales. Gracias al aula, las elecciones han sido una lección para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada