martes, 29 de septiembre de 2015

¿QUÉ Y CÓMO EVALUAMOS? EL BAILE DE LOS NÚMEROS.

Andamos valorando al alumnado. Andamos programando y diseñando el curso. Andamos en un baile macabro (y, para mi, desternillante) de números. Porque seguimos anclados en lo que hacíamos, al menos, hace 10 años. Aprendimos a hacer aquello, nos viene muy bien y no nos queremos salir del carril, Nos resulta operativo. Y los que han venido después se suben al carro. No conocen otra cosa y ni tienen tiempo, ni ganas (se la han quitado entre cambios normativos y un sistema de acceso desastroso).
Telephone
http://www.flickr.com/photos/33179404@N00/3304498210
Me refiero a la evaluación y a su reflejo en la programación. A los dichosos procentajes. Que si los exámenes deben valer X ó Y, que si la observación en el aula, que si la inspección dice o deja de decir... Pero, ¿qué estamos haciendo y en qué estamos pensando? Seguimos evaluando los maravillosos conceptos, procedimientos y actitudes (C-P-A) y nos pasamos por el forro las competencias (sin apellidos suenan mejor). Así nos va y así nos seguirá yendo. Sin remedio. O cambiamos esto radicalmente o seguiremos cumpliendo el expediente y haciendo chapuzas varias.  

Algunos se preguntarán si hay alternativas a la fórmula mágica de C-P-A,. Sí las hay, muchas. Sobre todo si trabajamos y evaluamos las competencias. Cuento la mía para no ir más lejos.
Chalet
http://www.flickr.com/photos/28328732@N00/78061167
Yo evalúo el trabajo diario del alumnado de 1 a 4 y con rúbricas con indicadores o estándares (también de 1 a 4) dependiendo del curso, los productos y las actividades del alumnado. No necesito porcentajes, Tengo cerca de 10 anotaciones de cada alumno por semana en secundaria y 4 ó 5 de cada tema y de cada alumno en 2º de bachillerato. Trabajan, producen, debaten, buscan información, explican. No quiero porcentajes, quiero valorar lo que hacen y qué aprendan. Sí, ya sé. seguro que alguno se ha cuestionado ¿y la actitud? y la respuesta está en las rúbricas que incluyen valoraciones como no trabaja, trabaja poco, no trae material y en las anotaciones diarias: faltas, retrasos, problemas de convivencia, etc. La media de todo esto es la calificación final y no importa cuándo sea el final del período de evaluación porque será la media del momento en que se haga. Y además cabe la autoevaluación y la coevaluación con rúbricas de sus trabajos.

Aunque de todas formas, seguiremos con el baile de números. Durante mucho tiempo. ¿Hasta cuándo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada