lunes, 31 de agosto de 2015

AHORA SÍ.

De casualidad, este mediodía he escuchado esta canción. Alegre. Divertida. Pero, de pronto le ví el lado, vamos a llamarle, educativo. ¿Que por qué? Pues por cosas como estas:

Las ventanas se pueden abrir
Cambiar, depende de tí
Vale la pena cambiar
Quitarse los miedos, sacarlos afuera
Tentar al futuro con el corazón
Es mejor perderse que nunca embarcar
Lo imposible se puede lograr

Y sobre todo por saber que se puede, querer que se pueda



¿Os suena? A mí, mucho.

Así que buen curso a toda la comunidad educativa. Pero, sobre todo, sobre todo, a l@s docentes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada