domingo, 19 de abril de 2015

UN EABE EMOCIONANTE

Acabamos de llegar a casa hace un rato. Todavía está todo muy reciente y estamos con la emoción a flor de piel (y según parece, en otras muchas partes de nuestro cuerpo). Pero creo que la palabra que define este EABE de Córdoba es EMOCIÓN. Tal como se planteó en Priego, en el #OpenSeta. Y quizá a este EABE lo defina también la palabra DINAMISMO. 


Emoción por lo vivido y lo convivido. Por el trabajo hecho. Por los proyectos ilusionantes que nacen y van a llegar al aula. Por ver a tant@s docentes ilusionad@s y entregad@s en el intento de soñar, mostrar y conseguir otra escuela.



Dinamismo por la extraordinaria organización y la cantidad de experiencias y aprendizajes vistos y compartidos que nos enseñan que esa Escuela que soñamos ya existe. Que la hacemos nosotros y que el único (y gran) problema es que todavía quedan muchas reticencias y miedos. Pero también ansias de buscar y encontrar alternativas al tedioso día a día del aula convencional. Porque tan importante es soñar la Escuela que queremos como mostrar la que hacemos. Que no hay que irse a los jesuitas de Cataluña, a Finlandia o a no sé dónde. Que la tenemos aquí, brotando con fuerza y sin parar.

6989885852_917d00c74a_m.jpg

No puedo hacer una crónica porque he sido un eabero disruptivo. Apenas he seguido el programa. Pero he vuelto a confirmar el aprendizaje invisible del EABE, el aprendizaje informal (no podía ser de otra manera) del EABE. El inmenso potencial de la inteligencia colectiva docente puesta al servicio de la mejora de la Escuela y del aprendizaje del siglo XXI. Ha sido toda una experiencia muy valiosa de design thinking docente. Y ahora, empieza el camino hacia el EABE16. Ha terminado el EABE15, pero ahora viene lo mejor: el EABE16 y todo lo que nos llevará a Huelva el año que viene. 

Sólo unos apuntes más. 

En primer lugar, refrendar el tremendo aplauso que se llevaron l@s organizador@s del encuentro. Magnífico trabajo, espero que recompensado con el cariño de la gente. Simplemente de quitarse el sombrero. Gracias de todo corazón. Por todo.

En segundo lugar, la confluencia de ideas en relación a la necesidad de cambio en Educación. No de mejora, ni de parches. De cambio de verdad.

En tercer lugar, los reencuentros y las desvirtualizaciones. Esa sensación de complicidad que te da la red y que se desborda en el EABE. En el vestíbulo, en  los paseos, en los pasillos, en las carreras de charla en charla. Donde menos de lo esperas y donde más alegrías te da.

Y, en último lugar, que tomando unas cervezas y en algo más de media hora se resuelve un curso de verano de la UIMP, escribir un libro y hacer una aplicación. Todo de Flipped Classroom. Esto es EABE.

Y EABE somos tod@s. Ya estamos en el camino del octavo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada