domingo, 19 de octubre de 2014

#SIMOeducación #SIMOaldía (1)

Escribír sobre la experiencia vivida en SIMO Educación durante estos días es complicado. Por muchas cosas. Por lo visto y oído. Por lo no visto, y esto lo explicaré después. Por las desvirtualizaciones y los reencuentros y por esas tertulias de comidas y de la cena del viernes.

Pero, vamos por partes.


El jueves llegué a media mañana algo despistado. Me di una vuelta por el recinto y ya comprobé que iban a convivir dos mundos paralelos: las empresas y las experiencias docentes. Al primer mundo no me he acercado, y por eso lo de no visto que mencioné anteriormente. De hecho, unos chavales estaban haciendo una encuesta y se quedaron poco menos que a cuadros cuando les dije que no había visto ningún stand. Y al segundo me he acercado todo lo que he podido.


La primera ponencia a la que acudí fue la de Carlos Magro sobre la educación en tiempos de redes. Una charla muy "deweyana" (o sea, basada en Dewey) y en la que nos vino a decir que la Escuela debe educar al alumnado tal como éste vive y que en la escuela no debe servir sólo para aprender sino para hacer que el futuro sea mejor que el presente. Pero me quedo con una idea sobre todas: no hay que tecnologizar la escuela sino escolarizar la tecnología. Se repetirá.


Por la tarde acudí a escuchar a César Poyatos sobre mlearning. Me quedé con varias ideas, como que no hay nada mejor que compartir, colaborar y aprender cualquier cosa, en cualquier lugar y en cualquier momento o que el aprendizaje debe ser ubicuo, expandido, creativo, al revés, cooperativo, aumentado, conectado. En definitiva, que el alumnado sea el protagonista y que el mlearning permite todo esto. Finalmente, nos dejo un lema interesante: "muévete, mueve tu clase".

Fotografía

Y finalmente, acudí a la ponencia de Raúl Santiago, al que por fin pude conocer, sobre Flipped Classroom. No sólo me gustó por hablar con Raúl y una compañeras aragonesas, sino por la expectación creada ya que la sala estaba a rebosar y se quedó mucha gente fuera. Además, me gustó el planteamiento de que la clase inversa es posible porque hay múltiples aplicaciones y herramientas que facilitan invertir la clase, pero que, sobre todo, lo que hace falta es que los docentes nos demos cuenta de que nuestro papel ha cambiado.

Enlace permanente de imagen incrustada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada