jueves, 31 de diciembre de 2015

¿QUÉ MÁS CAMBIAMOS?

Se termina 2015 y empieza 2016. Cambiamos de año. En este momento simbólico, nos proponemos cosas. Personales. Profesionales. Generales o particulares. Lo que a continuación aparece no quiere ser eso tan al uso de "ocho cosas que...", u "ocho trucos para...", sino simplemente una reflexión sobre educación ahora que el calendario confirma que cambiamos de año. ¿Cambiarán más cosas en Educación, en la Escuela, en el Aprendizaje?

El 2015 ha sido para mi un año muy importante y significativo. Un gran año. Sobre todo gracias a mi familia, mis amigos y mi alumnado. Por eso, lo he resumido en este vídeo.


Y 2016 es todavía una incógnita. En muchos aspectos. Desde luego también desde el punto de vista educativo donde la incertidumbre va a marcar su desarrollo. Pero, tengo una cosa clara: si quieres cambiar (el mundo, la educación, la escuela, el futuro, tu vida, lo que sea), no esperes a que alguien lo haga por ti, debes hacerlo tu. 

¿Y qué podemos hacer para ello? Yo me voy a centrar en el cambio educativo. Para ello, creo que debemos:

  1. Desarrollar otra evaluación. Abandonar la evaluación simplemente calificadora, donde el examen es el único instrumento de evaluación verdadero (sí, ya sé, se valoran otras cosas, pero son muy, muy secundarias) y donde se le de importancia al alumnado, a lo que pueda aportar, hacer, pensar, debatir, explicar, criticar, difundir, colaborar. Una evaluación en la que el alumnado aprenda de sus errores y no los tema sino que los valore como un elemento fundamental de su aprendizaje. Porque si no cambiamos la evaluación, lo demás no cambiará.
  2. Utilizar metodologías activas, por las que el alumnado sea protagonista de su propio aprendizaje y que permitan aprender haciendo. En la que el trabajo en el aula sea contextualizado, activo y enriquecedor y deje de ser monótono, repetitivo y mecánico. Que la Escuela sea un centro de I+D+i y no un Templo del Saber.
  3. Hacer competente al alumnado, que lo que aprenda en la escuela le sirva para comunicarse y expresarse, para resolver problemas, para ser autónomo, para colaborar, para manejarse en la sociedad digital. Si nos centramos en eso porque entendemos que es lo fundamental, lo demás vendrá sólo durante el proceso de aprendizaje. De un aprendizaje autónomo y activo.
  4. Aprender dentro como se aprende fuera del aula. O lo que es lo mismo, acercar el aprendizaje informal, abierto, digital, ubicuo y permente al interior del aula, al aprendizaje formal, para que este espacio no se conciba como algo aislado del mundo.
  5. Usar las tecnologías como una herramienta útil para el aprendizaje. Insertarlas en el aula como se insertan en nuestra vida, de manera natural y no forzada, para educar a los "huérfanos" digitales y para crear y difundir ideas y no sólo para repetir los mismos esquemas metodológicos pero usando "cacharros".
  6. Aprovechar la emotividad y la creatividad del alumnado. Nuestro alumnado está deseando que lo escuchemos, que le prestemos atención, que los entendamos en su complejidad y dejar de ser un mero número o nombre en una lista. Están deseando también mostrar sus cualidades, sus habilidades, que muchas veces coartamos para no "perder tiempo". 
  7. Contar con las familias. Todo lo anterior se quedará en nada si no contamos con la colaboración de las familias. El proceso formativo es complejo y todos los agentes implicados deben participar y sin la familia todo cambio estará incompleto y tendrá poco futuro.
  8. Derogar la LOMCE. Posiblemente, algunos pensarán que debía ser el primer punto. Pero, visto lo visto y con nuestra experiencia legislativa en temas educativos, la ley es lo de menos, son l@s docentes, las familias y el alumnado quienes cambian la educación. Aunque no vendría mal, al menos, derogar las reválidas y los itinerarios discriminadores.
Anterior+y+siguiente
http://www.flickr.com/photos/54154809@N00/5364068899

Ya lo avisé arriba, no tenemos que ver estos ocho puntos como "las ocho cosas que hay que hacer para cambiar la Escuela" ni nada por el estilo. Son, simplemente, reflexiones aprovechando el momento de cambio de año. ¿Podremos cambiar más cosas? ¿Quieres cambiar? Ponte en marcha. Hazlo tu, hazlo en tu centro, hazlo en tu red de aprendizaje. Muévete, nadie lo hará por tí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada