martes, 20 de octubre de 2015

¡QUE RARO SUENA ESO!

Es lo que una alumna me dijo ayer en clase. Lunes, a las 8:05 de la mañana.

Muchos pensaréis que se trataría de alguna actividad de estas un poco extrañas que les propongo en clase (ya sabéis, esto de volver la clase al revés es lo que muchas veces tiene), como la de hoy que sin ir más lejos era hacer un concurso sobre el contenido del tema que estamos viendo. Al final, no lo hemos hecho porque han preferido hacer otras dos o tres tareas pendientes (terminar la composición o examen de prueba, terminar la presentación que están haciendo en grupo y colaborativamente con Drive o completar los #temaxtuit


El comentario le salió de dentro porque se trataba de que íbamos a aprovechar la clase para que aprendieran a hacer el tipo de examen que se van a encontrar algunos en la prueba de acceso y estaba repartiendo los folios mientras terminaban de ir llegando todos a la vez que les decía que si querían hacerlo en una hoja de sus libretas que no importaba y que "hicieran lo que quisieran". Ese fue el detonante de su expresión y el motivo de mi reflexión: qué raro le suena al alumnado que un docente les diga que puede decidir, que puede elegir, que puede opinar. En clase. Haciendo un examen.


Están en 2º de bachillerato y son muchos años de aceptar lo que se les da. De no poder elegir. De no poder decidir. De no ser autónomos. De no pensar. De desarrollar tareas mecánicas. Y esto sí que me suena raro. Y a nadie le sorprende. Bueno, cada vez a más gente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada