martes, 14 de junio de 2011

PUNTO Y SEGUIDO

Después de una trayectoria corta e intensa han terminado hoy las reuniones de los centros que participamos en el Programa COMBAS. Comentando todo el proceso con los coordinadores/as, andaluces/as sobre todo y principalmente de Sevilla y Huelva, hemos coincidido en que desde enero, en que empezamos a conocernos y a compartir inquietudes e ilusiones, todos/as sabemos ahora que hemos empezado una tarea compleja e ilusionante, pero, sobre todo, imprescindible si queremos el desarrollo de las competencias y el éxito educativo y social del alumnado. 

Pero, antes de llegar a las conclusiones, pasemos a describir la sesión de hoy. En la primera parte han aportado sus experiencias cinco centros. El primero, el CEIP Miravalle de Plasencia, presentado como un centro grande y abierto a su comunidad, que tiene también un Plan de Formación para las familias y que ha trabajado sobre todo unidades didácticas contextualizadas e incluso con la participación de las familias, y que ha destacado como elemento clave la buena selección de actividades para el desarrollo de las tareas. El segundo centro ha sido la SAFA de Jerez, de nuestro amigo Antonio, que ha expuesto el gran trabajo de su centro, basado en tres líneas de actuación: tutoría, medio ambiente e integración. En esas líneas se plantean proyectos integrados mediante la elaboración de unidades didácticas donde la definición de la tarea final es lo básico. En cuarto lugar, el CEIP López Marco de Sollana (Valencia) que ha hecho un buen trabajo documental y de programación pero que no han podido todavía llevarlo a la práctica. En quinto lugar, un centro rural gallego, el CEIP Pino de Val del Concejo de Villagarcía de Arousa, que ha trabajado sobre todo en la competencia en comunicación lingüística y que ha priorizado como competencia básica la de aprender a aprender. 

Y no me ha saltado el tercer centro. Es sólo que lo he dejado para el final, tanto porque me ha parecido la experiencia más interesante como porque me considero partícipe de ella. Se trata de la unidad didáctica ¿qué centro queremos? del CEIP Félix Rodríguez de la Fuente de Los Palacios (Sevilla). Ya he comentado esta actividad en otra entrada y tan sólo me queda decir que mi asesoramiento a este centro durante este curso ha sido muy enriquecedor como docente y como capacitador en competencias básicas.

En la segunda parte de la reunión se ha planteado la actividad 5, que es a la vez la última de este curso y la primera del siguiente. Se trata de elaborar un Plan de Mejora donde se plantee claramente que el problema de las competencias es institucional, no personal y que tenemos que encontrar la fórmula para tener unas líneas de trabajo comunes que orienten el trabajo individual. Hay que mejorar la eficacia de los centros en el uso de su autonomía y eso aumentará la eficacia del sistema. Desde este punto de vista, el Plan de Mejora debe conseguir aumentar el tiempo de aprendizaje efectivo de cada alumno/a para la realización de las tareas, es decir, plantearse esta cuestión: ¿cuánto tiempo dedican y cuánto deberían dedicar?

Este Plan debe plantearse de manera prudente y realista, porque si no, no será efectivo. Debemos definir nuestra zona de mejora y lo que seremos capaces de hacer. En definitiva, que el Plan tiene una finalidad para todos los centros, pero cada centro tendrá su plan individual, original y propio. Para conseguir esto hay que seguir cuatro criterios, que son los que definen la zona de mejora. Los cuatro criterios son:
  1. SITUACIÓN DE PARTIDA. Hay que ser realista con la situación del centro y plantearse qué trabajo se ha hecho. Por lo tanto, hay que ver qué es lo que necesito y qué puedo conseguir.
  2. REFERENTE PARA EL TRABAJO. Hay que plantearse a dónde queremos y dónde podemos llegar.
  3. CAPACIDAD DE CAMBIO: Cada centro, según su tradición y cultura de trabajo, tiene unas posibilidades de cambio. Por ejemplo, si el centro participa en muchos proyectos tendrá más capacidad de cambio que otro que no lo haga. Hay que plantearse qué cosas se pueden hacer y cuáles no.
  4. OPORTUNIDADES. Recursos con los que se cuenta, tanto materiales como personales, y que pueden colaborar en hacer posible la mejor
En definitiva, tenemos que conseguir que toda la organización escolar se vuelque con el objetivo de dedicar el mayor tiempo posible al desarrollo de las tareas.

En la sesión de la tarde, aparte de explicarnos los distintos cuestionarios que tenemos que cumplimentar  para evaluar el programa, se nos planteó la continuidad del Programa, como una apuesta estratégica del Ministerio de Educación, y que los centros A1 pasarán a la categoría A2 y los A2 a la de A3. Además José Moya nos planteó, muy acertadamente, las cuatro conclusiones más importantes del trabajo desarrollado en estos seis intensos meses:
  • Por primera vez, se ha creado un marco común de colaboración para el desarrollo de las competencias básicas
  • Por primera vez, se ha creado un marco para la colaboración entre centros, lo que ha permitido conocer experiencias y soluciones diferenciadas y crear un nuevo conocimiento.
  • Por primera vez, se ha creado una herramienta de difusión de todas la experiencias y de todo el conocimiento elaborado.
  • Por primera vez, se ha utilizado un método de innovación educativa que ha combinado las cualidades de la introducción de reformas y las de la utilización de estrategias de mejora. Por primera vez se plantea un cambio donde el conocimiento y los recursos los han creado los centros, los docentes, y no la administración. Es un proceso horizontal y no vertical y además que se ha llevado a la práctica.

Bueno, termino. Entrada larga e intensa, como lo que hemos vivido 150 centros privilegiados por participar en una experiencia pionera.

Hasta pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada