sábado, 25 de junio de 2011

DISCURSO DEL ACTO DE CLAUSURA DEL CURSO 2010-2011.

Por problemas de tiempo no pude leer los discursos preparados para los actos de clausura de este curso en el Teatro Juan Bernabé, y por ello los dejo aquí como recuerdo de unos actos geniales, conmovedores y...algo precipitados por problemas de tiempo. En fin, aquí los dejo:

Un nuevo año nos encontramos en este espectacular escenario para clausurar un curso que se nos escapa de las manos de una manera rápida y sorprendente. Este año hemos tenido una novedad importante puesto que después de la clausura del curso pasado, hasta este magnífico teatro se nos ha quedado pequeño y, por lo tanto, hemos tenido que dividir la entrega de diplomas de final de etapa y separar de este evento el acto de entrega de reconocimientos. Esto, que puede interpretarse como algo que desluce el acto, tenemos que entenderlo, sin embargo, como un éxito más de nuestra Comunidad Educativa.

4º de  ESO
2º de Bto
Pero vayamos a este primer acto, a reconocer la trayectoria, para unos/as exitosa ya y para otros/as en espera de otro momento, de una promoción de Secundaria, que, como hace cuatro años, tiene algo de especial para mí.
Termináis la secundaria y se abren ante vosotros/as una serie de expectativas formativas que, en el contexto en el que nos encontramos, os ayuda, por una parte, a seguir en la lucha por tener una formación lo mejor posible ante las perspectivas laborales a corto y medio plazo, pero que, por otra, puede desanimaros en esa tarea de ganar vuestro futuro. No lo olvidéis, sólo el trabajo, el esfuerzo y la dedicación os darán satisfacciones duraderas, sólo una mejor formación os podrá asegurar un futuro digno. No os acomodéis, no conformaros. La sociedad y el mundo actual  ponen a vuestra disposición unas inmensas posibilidades de conocimiento y formación. Aprovechadlas, porque sólo el conocimiento os podrá hacer ciudadanos libres, autónomos y críticos.
Me gustaría también recordar que parte de vuestra formación y de lo que sois se ha ido desarrollando en el IES Virgen del Castillo. Para algunos/as de ustedes el instituto va a seguir siendo,  por algún año más, vuestro Centro, donde pasaréis por el Bachillerato o por nuestro Ciclo. Otros/as, sin embargo, saldréis formados/as para enfrentaros al mundo laboral o a algún Ciclo Formativo de otro lugar. Pero todos/as, espero, os habréis llevado, antes o después, grandes recuerdos de nuestro Centro. En ese camino que os queda hasta encontrar vuestro futuro, y siguiendo el ritual del agua de la noche de San Juan, bañaros en el mar imaginario del trabajo y el esfuerzo y lavaros la cara con agua clara para conseguir estar despiertos y poder salvar los importantes retos que se os avecinan.

En este segundo acto vamos a reconocer la trayectoria de las promociones de bachillerato y de ciclo formativo, que es la segunda promoción del mismo.
Termináis una etapa muy importante de vuestras vidas. Habéis conseguido una formación que ya no es sólo la general sino que es más específica. Tenéis que ganaros vuestro futuro con trabajo, esfuerzo y dedicación y tenéis que hacerlo en un entorno hostil, de crisis económica y de valores. No podéis pensar que por esta situación sois una generación perdida, sino una generación por hacer, una generación ganada, porque tenéis algo muy valioso, unas posibilidades enormes de adquirir conocimientos y una buena y sólida formación que os llevará al éxito social como ciudadanos del presente y, sobre todo, del futuro.
No quiero dejar de mencionar que habéis pertenecido durante algunos años a un centro que intenta, con todas las dificultades que eso supone, ser un centro que proporcione una enseñanza de calidad, que consiga sacar de cada uno y de cada una de ustedes lo máximo para alcanzar el éxito educativo y social. Que habéis pertenecido a un centro que intenta, con las dificultades que este empeño plantea también, educaros en valores. En definitiva, a un centro que ha intentado proporcionaros una educación integral.
Y desde este punto de vista, me gustaría destacar, para concluir, un ejemplo donde confluyen todos estos esfuerzos, donde se ve claramente el empeño de una familia por proporcionarle a su hijo lo mejor, el coraje de un alumno por salvar obstáculos y superarse continuamente y el esfuerzo de un Centro por proporcionar la máxima ayuda necesaria para esas familias y sus hijos e hijas. Este ejemplo no es otro que el de Borja, que representa algo muy importante para este centro y para su comunidad; y lo digo con toda el orgullo del mundo por pertenecer a un centro educativo en el que se ha podido lograr todo esto.


Finalmente, como algunos sabéis soy sevillista y como dice el presidente de mi equipo, el mejor equipo es el suyo y el mejor entrenador es el que tiene ahora el equipo. Pues bien, ustedes sois los mejores alumnos y las mejores alumnas del mundo, porque sois nuestros alumnos y alumnas, las alumnas y los alumnos del Virgen del Castillo.

Gracias.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada