domingo, 24 de enero de 2016

#JEspiBase, colaborar para enseñar, colaborar para innovar

Ua gran experiencia. Y como presumía en la entrada anterior, un gran fin de semana pleno de aprendizaje y emotionware. La Jormada "Colaborar para Enseñar" ha sido, como presumía, igual o mejor que la del año pasado.

Como siempre en estos casos, la llegada el viernes y el comienzo de las jornadas el sábado son los momentos más emocionantes y esperados. Pasar un gran rato entre buenos amigos que se reencuentran y llegar al lugar del encuentro para saludar y desvirtualizar nos sigue demostrando la fuerza de este tipo de acontencimientos educativos.

El encuentro comenzó con la intervención de Jordi Adell que no habló sobre tecnologías y educación y,como siempre, de manera muy acertada y vivaz. De su ponencia me gustaría destacar varios puntos. Por ejemplo, que debemos darle mucha más importancia al proceso de aprendizaje que a sus resultados, que a la administración no le interesa la innovación, que educar no es saber muchas cosas sino capacitar al alumnado, socializar su acción e individualizar su formación o que estamos deslumbrados por la tecnolgía (y no siempre por  la "buena", por aquella que añade conocimiento al alumnado). Pero, sobre todo, que en la sociedad compleja y cambiante en la que estamos, necesitamos aprendices autónomos.


Después se concedieron los premios de la Editoral Hiares y de la Fundación Base y las premiadas expusieron sus espectaculares proyectos colaborativos. Tanto el proyecto "Maderas que son violines" que recibió el premio de Hiares, y en el que humildemente he colaborado, como el de "Barxas emprende" que recibió el de la Fundación Base demostraron ser proyectos sólidos, colaborativos y de gran envergadura. 

Después pasamos a ver las experiencias de los proyectos colaborativos sleccionados que demostraron de nuevo el gran trabajo que se hace en muchos centros. Finlamente, por la tarde, se celebebraron los talleres sobre gamificación, robótica, narrativa digital con stopmotion y realidad aumentada. Unos talleres dinámicos y participativos que terminaron de dar al personal un alto grado de satisfacción y con ganas de llevar todo lo aprendido y compartido al aula. 

De la jornada creo que se pueden extraer una serie de conclusiones interesantes.
  • Hay mucho interés en conocer experiencias de otros docentes
  • Hay también mucho interés en compartir las extraordinarias experiencias de aula y los grandes proyectos que se desarrollan en nuestras aulas.
  • Hay experiencias intercentros, internivelares y interdisciplinares que demueestran que se puede romper el encasillado de las asignaturas como compatimentos-estancos.
  • Hay una idea muy clara de que la innovación educativa supone tener un nuevo enfoque sobre el papel del alumnado y de los docentes en el aula. 
  • La tecnología se utiliza cada vez más como un elemento supeditado a la metodología porque aquella facilia el desarrollo de ésta. Y no al revés.
  • En la sociedad digital aprender y, por lo tanto enseñar, debe ser sinónimo de colaborar e innovar.
Resultado de imagen de cambio 

En definitiva, que seguimos en ese proceso imparable de cambio, que es quizá (seguro) muy lento, pero que creo que, por desgracia, no puede ser de otra forma.

O sí. De nosotros depende.

Resultado de imagen de cambio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada