sábado, 16 de agosto de 2014

TURISMO EDUCATIVO

Hay turismo de sol y playa, de montaña, de interior, rural, cultural, gastronómico, ecoturismo, enoturismo. Y alguno más habrá por ahí, que sobre gustos no hay nada escrito. Pero desde hace unos años se está extendiendo otro turismo: el turismo educativo. Novadors, Aulablog y EABE, pero también "open", "kedadas" y encuentros. No es un turismo de masas, pero sí que nos juntamos de 100 a 250 en muchos de ellos. Y porque no se quiere o no se puede buscar infraestructuras para acoger a más asistentes, que si no...Es un turismo de personas comprometidas que disfrutan juntándose con otras y otros docentes con los mismos intereses y con opiniones diversas y enriquecedoras sobre EDUCACIÓN. Para compartir, aprendiendo horizontalmente y de manera poco convencional. No hay mejor motivo para hacer un viajecito a sitios no muy lejanos  (a veces, sí, que Castellón está a 800 km.) y atractivos.




Hablando sobre el tema con mi mujer, resulta que tenemos planes. Planes de viaje que coinciden con estos encuentros y llegamos a la conclusión de que hacemos turismo educativo y que, entre unos y otros, resulta que hemos conocido o vuelto a recordar localidades como Fuengirola, Granada, Úbeda, Carmona, Castellón y en poco tiempo Cádiz, Plasencia o Córdoba. En este turismo se une el turismo cultural, muchas veces el de costa o el de montaña, el de interior o el de costa. Y sobre todo el gastronómico (en todo su amplio sentido: tapas, pinchos, cervecitas, vinos, etc). El encuentro invisible o el aprendizaje más informal dentro de encuentros normalmente poco formales (donde caben hasta piratas).


 

Sí, hay muchos tipos de turismos. Pero el turismo educativo te da oportunidad de conocer, compartir, reencontrar, desvirtualizar, debatir, proponer y, sobre todo, aprender. Definitivamente, es mi turismo preferido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada