jueves, 18 de octubre de 2012

VIVAN LAS "CAENAS" (#vivanlascaenas para twitter)


No se trata de una entrada porque andemos, mis alumn@s y yo, en 2º de bachillerato, por el final de la Guerra de Independencia e iniciando el reinado de "el deseado". No se trata, tampoco, de un deseo mórbido de cierta mortificación. Se trata, mas bien, de algo inesperado que ha surgido hoy en una conversación con docentes en este día de huelga.

Alguien ha comentado que la programación es como un grillete para el profesorado. Es una expresión sintomática de lo que sufren much@s docentes con esto. Sufren por tener que hacerla cuando #todalavidadedios se han utilizado los #librosdetesto y ya está. Sufren por tener que respetar unos acuerdos con otr@s compañer@s y no poder seguir haciendo #loquemedalagana. Sufren por tener que diseñar actividades útiles para el desarrollo de las competencias y no poder hacer las de #todalavidadedios. Por eso, consideran todo este rollo de la programación como unas "caenas", como unos grilletes que maniatan su añorada libertad (¿#libertadecátedra?) y su añorada y tranquila actividad docente que se limitaba a impartir sus clases magistrales y poco más.



Sin embargo, hay otr@s docentes que van comprendiendo lo útil, aunque complicado y difícil al principio, que es programar para luego poder desarrollar y ¡¡¡EVALUAR!!! (sí, sí, eso que nos parece tan imposible) las competencias, contextualizar los aprendizajes, desarrollar proyectos colaborativos, conectar con el alumnado y las familias, etc. Esas "caenas" que, paradójicamente, te liberan de la tradición y el inmovilismo y te acercan a la innovación y la satisfacción docente.

Yo, como los serviles a los que aludían los liberales de la época que mencionábamos antes, diré entonces: ¡VIVAN LAS "CAENAS"! Pero las del párrafo anterior, con las que estoy encantado, no las del siglo XIX. 

Y a tí, ¿te gustan las cadenas?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada