viernes, 19 de febrero de 2010

Las competencias de la Dirección escolar.

Intervención en la Plataforma de Formación para la Dirección sobre el tema de las competencias para la dirección. La selección de competencias se extraen del artículo de J. Teixidó "Competencias para el ejercicio de la dirección escolar".

Está claro que todas las competencias son necesarias, pero pienso que las cinco más importantes, debido sobre todo a que hacen posible las demás, son las siguientes:

   a.  Autonomía: tener capacidad para tomar decisiones es fundamental para otras competencias: liderazgo, adaptación autogestión, desarrollo personal.
   b.  Fortaleza interior: es básica para la energía, el control emocional , compromiso ético, relaciones interpersonales y resolución de problemas.
   c.  Organización: fundamental, y cada vez más por la cantidad de actividades que desarrollamos.
   d.  Orientación hacia el aprendizaje del alumnado: Tenemos que tener claro que el objetivo de la dirección debe ser que el alumnado aprenda lo más posible, pero no sólo académicamente, sino de forma integral. Todas las energías que podamos, tenemos que enfocarlas a ese objetivo.
   e.  Trabajo en equipo: La carga de trabajo y la necesidad de implicar a más personas en la tarea del Centro, para hacerlo más suyo, es básica y necesaria para la participación, el desarrollo profesional de colaboradores, la comunicación y la resolución de problemas.

En cuanto a las más complejas, que pueden ser todas, pienso que son las siguientes:

   a.  Comunicación: La comunicación es un tema muy complicado, sobre todo por saber transmitir lo que se quiere conseguir y que llegue a toda la Comunidad.
   b.  Liderazgo: El liderazgo es una función “nueva” que asusta un poco y que, seguramente, desarrollamos sin saberlo muy bien. La dificultad, entonces, creo que reside en darnos cuenta de que lo hacemos y de que es una competencia que necesita de otras para poder tenerla. Pienso que si orientamos nuestra acción directiva hacia el aprendizaje del alumnado, ya estamos haciendo liderazgo pedagógico.
   c.  Participación: la participación de la comunidad es un tema complejo porque existen muchos intereses sociales (familias y alumnado) y personales (profesorado) que la dificultan. Conseguir una participación masiva es utópico, pero no podemos tender a lo máximo, debemos conformarnos con lo que podamos conseguir y seguir trabajando.
   d.  Relaciones interpersonales: aquí intervienen elementos muy delicados que pueden dificultar un buen clima. Lo que si debe quedar claro es que por encima de problemas que puedan derivarse de estas cuestiones debe estar nuestra responsabilidad ante el resto de la comunidad.
 e. Resolución de problemas: la resolución de problemas requiere capacidad de decisión, capacidad de comunicación y comprensión de los conflictos. Los problemas y los conflictos pueden ser enriquecedores pero, sin duda, queman a los equipos directivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada