jueves, 24 de enero de 2013

DIRECCIÓN ESCOLAR Y COMUNIDAD EDUCATIVA

Reflexionando sobre la Dirección Escolar y la importancia de la Comunidad Educativa en esta época de crisis y, en muchos aspectos, de involución y en este período abierto de selección de director@s para los centros educativos, cada vez estoy más convencido de que esta situación, me refiero a la de crisis e involución, puede derivar, si no lo está haciendo ya, en situaciones muy complicadas para los centros educativos. 

Los objetivos del sistema educativo y, por ello, de las escuelas son (o deberían ser) la mejora de resultados y la mejora del aprendizaje del alumnado. Estos objetivos necesitan esfuerzos y cambios en las metodologías docentes que se han producido con cuentagotas y que son escasos (aunque llamativos) y, por lo tanto, son más complicados de desarrollar ahora que se tiene la excusa perfecta de los recortes. Porque cuántos de l@s que ahora se agarran a ese palo ardiendo, movieron algún músculo para cambiar algo antes de los desastrosos recortes. Tod@s sabemos las respuesta.


Esa falta de motivación, intrínseca y extrínseca, provoca el estancamiento, cuando no la clara vuelta atrás, de  los planteamientos docentes, con la lógica repercusión en la convivencia de los centros (entre docentes, entre docentes y alumnado, entre familias y centros y entre familias y docentes). Yo, al menos capto esa realidad.

Y en medio estamos nosotr@s, los directiv@s, l@s director@s, que debemos perseguir los objetivos anteriores sin provocar cataclismos en la convivencia. 

Creo que sólo se puede conseguir esto si se tiene una comunidad educativa fuerte y democráticamente estructurada. Lo primero por participativa y concienciada y lo segundo por no estar al albur de los deseos de uno de los sectores y no por decidir las cosas de manera más o menos asamblearia. Asunto, también complejo en los tiempos que corren.


Como reflejo en mi proyecto sólo si nos concienciamos de que FAMILIA y ESCUELA deben ir de la mano, conseguiremos algo. Si no, nos esperan tiempos difíciles. Más todavía. 

Por eso hay que luchar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada